Francisco Moreno define las estructuras del aura como verdaderos “objetos energéticos” que dan cuenta de la complejidad psicológica de una persona. Dichos objetos pueden presentarse  incesantemente sesión tras sesión en la medida en que nuevos conflictos van aflorando en la persona.