MARIA
“En la primera sesión yo ya era otra persona. Empecé poco a poco a caminar, comer, hablar, a dormir mejor. La experiencia vivida el mes que estuve en terapia me hizo muy bien. Fue muy fuerte, pero estoy muy contenta, es como si hubiese nacido de nuevo. Ahora me siento muy bien hasta hoy gracias a la terapia, a ustedes, a mis hijas, mi madre, a mis hermanos, mi ex marido que nunca me dejaron sola. No sé qué más decir, estoy feliz y espero estar así para siempre, pero igual no dejaré las terapias. Si es necesario las retomaré.”