Sanación Estructural del Aura

Adaba es un sistema de sanación energética o “espiritual”, desarrollado en Chile por Sofía Vera Peruzzi, Médico de la U. de Chile, Canalizadora y Sanadora Energética. Consiste fundamentalmente en una serie de técnicas para operar y curar el Campo Energético Humano, también conocido como Aura (o Campo Áurico).

Este trabajo sobre el Aura, ejecutado con precisión, permite tratar en poco tiempo dificultades psicológicas y emocionales complejas, como depresiones y trastornos del ánimo, sentimientos negativos recurrentes (falta de sentido, tristeza, inferioridad…), estados de angustia, problemas relacionales y de adaptación, etc., y en definitiva, todo lo que tiene que ver con el “sufrimiento del Alma” de una persona.

Además de ser un método de curación extraordinario (por sus resultados rápidos, profundos y contundentes), Adaba es también un camino de crecimiento personal y espiritual. Su significado literal es “El Movimiento de la Mente Profunda”, lo que señala el hecho de que a través de ella ponemos en movimiento esa parte nuestra que es nuestro Ser Esencial.

En efecto, a través de la técnica, tanto el paciente como el sanador se ponen en contacto con realidades que muchas veces transforman la mirada y la comprensión de la propia vida, devolviéndole su sentido profundo y pleno de significado.

¿A quienes está dirigido?

  • A personas con dificultades emocionales de cualquier tipo, que sienten que tienen algún área de su vida bloqueada, o que experimentan sentimientos negativos incontrolables que les dificultan su diario vivir.
  • A quienes sufren, a pesar de estar externamente bien, y no encuentran motivo para ello.
  • A quienes experimentan “dolor del alma”.
  • A personas con depresión u otros trastornos psicológicos o emocionales que les impiden llevar una vida feliz.
  • A personas que desean crecer espiritualmente y sienten la necesidad de trabajarse.
  • A quienes ya han asistido a psicólogos, psiquiatras, terapeutas y/o escuelas de todo tipo sin encontrar respuesta definitiva a su sufrimiento.
  • A personas que sienten o intuyen que sus problemas vienen de muy atrás o muy profundo, o que pueden tener una causa “espiritual” o “metafísica”.
  • A los eternos buscadores, y personas innovadoras y dispuestas a ampliar su comprensión y percepción de la realidad.